Inicio / Curiosidades / Los hombres de 30 años los que más se trasplantan barba y bigote
Los hombres de 30 años los que más se trasplantan barba  y bigote

Los hombres de 30 años los que más se trasplantan barba y bigote

Los hombres de treinta años son los que más se someten a trasplantes de barba y bigote, debido, en determinada medida, a la reciente moda ‘Hipster’ y a que el tratamiento cuenta con unos desenlaces “buenísimos”, tal como ha informado a Europa Press el directivo del Institut Vila-Rovira, R. Vila-Rovira.

En contraste a lo que pasa en los trasplantes de pelo en el cuero cabelludo, en los que es esencial que la alopecia se haya estabilizado, en el caso de los trasplantes de barba o bien bigote los requisitos para poder someterse a este tratamiento van a ser disfrutar de buena salud, contar con de una zona donante y que el factor causante de esta “alopecia” no sea ninguna enfermedad que necesite otra terapia más conveniente.

“Los trasplantes de bigote y barba cada vez están más pedidos y, alén de las tendencias, este incremento de la demanda se debe a que hasta el momento no se era siendo consciente de que los desenlaces en estas unas partes del semblante son buenísimos. Por esta razón, muchos los hombres a los que les sale la barba poco poblada y desean tenerla más tupida se animan ya a someterse a estas técnicas microquirúrgicas”, ha aseverado el doctor.

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

Los injertos en la barba se hacen de uno o bien 2 pelos como máximo por unidad folicular, imitando de esta manera a la barba natural. Las incisiones en esta zona del semblante, de un centímetro de longitud, se hacen tangencialmente con un ángulo y dirección específico y con cuchilletas de entre 0,7 y 0,8 milímetros para disminuir al mínimo las cicatrices.

“El tratamiento es muy costoso pues hay que hacer un diseño, el que se acuerda con el paciente, con lo que la terapia es adaptada. Por norma general se precisan 2 sesiones para tener un desenlace totalmente perfecto”, ha apostillado el especialista.

Para una barba, conforme ha explicado Vila-Rovira, se precisan entre trescientos y setecientos injertos por lado, en dependencia de la extensión de la zona a cubrir y de la densidad deseada. En el caso del bigote, se precisarán entre trescientos y quinientos injertos.

Por último, el especialista ha explicado que los desenlaces se hacen perceptibles a los 2 o bien 3 meses. “Sale con el pelo pequeñísimo a fin de que el paciente se de cuenta de de qué forma va a quedar, eso cae y a los 3 meses es cuando medra”, ha zanjado.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*